MasterChef Conspiracy

MasterChef

Ayer por la noche, mientras veía el tercer programa de la segunda temporada (2×03) de MasterChef en la 1 tuiteé lo siguiente:

https://twitter.com/davidcatri/status/461613499656196096

En parte porque quiero que los de #CocinaConBosch me regalen un libro de cocina o una lavadora de estas que puedes poner de madrugada porque no hacen ruido y en parte porque la idea de la teoría de la conspiración siempre me ha hecho mucha gracia:

Imaginemos que alguien de algún gobierno está interesado en descubrir secretos táctico-militares de algún pais miembro de la OTAN. Por lo que sabemos de la pelis de espías, hace falta estar infiltrado, poder campar a nuestras anchas por las instalaciones que queremos inspeccionar o tener un ordenador del copón, pero nosotros aun vamos con Windows XP así que la ultima opción la descarto.

¿Cómo lo podríamos hacer?

¡¡¡Con un programa de cocina!!!

Resulta que MasterChef es un programa de cocina con un gran prestigio internacional que tiene muchísima audiencia, gusta, es amable, familar, entrañable, y más después de haber visto a los chavales de entre 8 y 14 años hacer magia entre fogones.

Pero como en toda buena trama hacía falta hacerse un nombre en España. El primer MasterChef triunfó, en casa lo enganchamos tarde, creo que vimos los 2 últimos programas, pero nos sirvió para saber que MasterChef molaba más que TopChef de Chicote.

A nuestra trama ya le va bien la aparición de TopChef porque desvía la atención:

– Anda mira! otro programa de cocina!, ya “se han vuelto a copiar”, a ver qué hacen!

Y mientras el debate está en si en uno son cocineros amateurs y en el otro cocineros profesionales o como me mola la chaquetilla que lleva hoy Chicote, nuestros “espías” siguen con su plan.

Hay que fidelizar más a la población, tenemos que ser más blancos, más naïf, en definitiva, gustar a todo el mundo: aparece MasterChef Junior. GENIAL! nos tienen a todos en el bolsillo. El programa se emite durante las vacaciones de Navidad y no hay casa en la que no se hable de las maravillas de los chavales que saben hacer desde confit de pato a menus para 200 personas. Confit de pato, por el amor de Dios! si yo solo se hacer tortilla de patatas y tengo 33 tacos!

El “virus” de que Masterchef es bueno y prestigioso y que molaría colaborar con ellos ya está en la mente de todos, la idea está ahi (gracias Nolan).

Pero… ¿y los espías?

En un primer momento creí que era Samantha, de hecho, en secreto aún lo pienso porque Pepe y Jordi son cocineros con años de experiencia, cosa que no debería descartarlos ya que si algo hemos aprendido de 24 es que a Jack Bauer le salen células durmientes de debajo de la piedras. En un primer momento todos pueden ser sospechosos pero vamos por partes.

Pepe y Jordi tienen magia para la pantalla, o al menos más magia que Samantha de la que se ha oido decir en mi salón que es como una trama de relleno y si la quitas la historia no se ve alterada. Está ahi, junto a los 2 hombres pero no sabemos bien, bien, qué aporta. Como los otros dos tienen personalidades muy fuertes (Jordi se ha convertido en el sex symbol de esta edición a raiz de sus fotos en Men’s Health), Samantha puede ir más por libre e incluso en algunos momentos, si está ausente, no se le echa de menos.

Y esto nos lleva a la nueva temporada de Masterchef:

La selección final se hizo en el Port Vell de Barcelona, en una zona estratégica por la entrada y salida de mercancías. La realización del programa con esos planos picados y sobrevolando Colón nos pueden dar una pista de que alguien estaba estudiando una posible vía de entrada.

En el siguiente programa se los llevaron a todos a la base naval de Rota, a bordo de un portaaviones. Veíamos al equipo rojo y al azul cocinando como locos para cientos de personas bajo la supervisión de Pepe y Jordi pero… y Samantha? Un equipo de realización consta de muchísima gente, siempre hay alguien que está buscando dónde conectar una batería, así que bien podría no ser Samantha nuestra principal sospechosa y sí un miembro del equipo de grabación.

Ayer por la noche fueron a los hangares de Iberia: lo mismo que la semana anterior, gente de aquí para allí en un lugar sensible para el espionaje industrial y la comida se sirvió a bordo de un avión lleno de… “figurantes?” Nunca lo sabremos.

Debemos estar atentos por si en futuros programas el equipo se traslada a alguna instalación ferroviaria, gubernamental o nuclear aunque posiblemente habremos llegado demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s